La fidelización del cliente

Hace unos años, el problema fundamental de una empresa se situaba en el desarrollo de productos y servicios innovadores que se diferenciaban en de la competencia. Las empresas se han dado cuenta de que las ventajas tecnológicas son de corta duración, puesto que los productos pueden ser copiados e incluso mejorados por la competencia en cuestión de días; por lo tanto, los esfuerzos llevados a cabo en este campo exigen una inversión continuada y muy cuantiosa, pero necesaria.

Un buen producto y un excelente servicio no son suficientes para mantener al cliente. Asimismo, ser mejor que la competencia no es garantía de fidelidad, y por muy conocida y respetada que sea la marca, puede no ser suficiente para retener al consumidor moderno, pragmático e independiente.

A menudo, las empresas creen que a los clientes les basta con recibir un buen producto y un servicio adecuado y que no esperan nada más. No es cierto, el cliente, para convertirse en un consumidor fiel, quiere que se premie de alguna manera el hecho de utilizar los productos o servicios de la empresa.

¿Qué te pareció?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...