Idea de negocio: Venda raspadilla y cremolada en la playa


Una raspadilla o cremolada puede ser una verdadera delicia refrescante en esos días calurosos, en este artículo hablaremos sobre cómo puedes iniciar un negocio de venta de raspadillas y cremoladas en la playa. ¿Qué hay mejor que algo helado en un día caluroso de playa? Nada ¿verdad?

Una raspadilla y una cremolada pueden llegar a ser, si te esmeras, un negocio fantástico. ¿Quieres aprender cómo? Aquí te damos algunas ideas.

Puesto de raspadilla y cremolada

Como todo buen empresario, piensa siempre en colocarte un lugar donde vayas a ofrecer tus productos con tranquilidad. Consíguete algunas sillas para que tus clientes puedan esperar. Pero por supuesto, lo más importante será conseguir el equipo apropiado para hacer la raspadilla y/o la cremolada. Si no tienes estos procura invertir, ya que tu dinero se recuperará muy pronto.

¿Qué sabor de raspadilla vender?

Aquí la pregunta debería ser: ¿qué sabor de raspadilla NO vender? En realidad, procura crear varios sabores ya que nunca sabes cuál podría ponerse de moda entre tus clientes, incluso un sabor que tal vez nunca ha estado en venta podría llegar a llamar la atención de sus consumidores o clientes. Por eso, es necesario que experimentes.

Vender raspadilla de lugar en lugar

Esto quiere decir, que cada cierto rato te acerques con una raspadilla o más y las ofrezcas de lugar en lugar, esto hará que incluso las demás personas que te vean vendiendolo te llamen y pidan que les lleves alguna raspadilla o cremolada de su preferencia.

Repitiendo la idea del post anterior, te puedes dar cuenta que con un producto aparentemente tan pequeño puedes hacer dinero.

Una raspadilla en la playa o en cualquier lugar a donde vendas este producto pues si lo haces con dedicación y esfuerzo personal, entonces será un verdadero negocio que te producirá grandes beneficios monetarios.




Deja un Comentario