Cuando bajar el precio a nuestro producto

Los precios tienen una gran flexibilidad a la baja, pero una gran barrera al alza. Es fácil bajar los precios, todos los participantes del mercado, excepto la competencia, aplaudirán una reducción del precio. La empresa no necesita justificar el motivo de la reducción. Cuando, por cualquier motivo, la empresa desee subir los precios, se tendrá que enfrentar a jefes de compra, a consumidores, a sus propios vendedores y a la competencia para justificar a cada uno de ellos el motivo de la subida, que deberá ser sólido para ser aceptado.

El más difícil de convencer será el consumidor, puesto que una vez interiorizado el precio de un producto, considerándolo el precio “justo” para este producto, el nuevo precio tendrá que vencer barreras psicológicas importantes. El gasto en publicidad necesario y la pérdida de participación de mercado hacen que las empresas se lo piensen mucho antes de subir sus precios.

Por lo tanto, si es tan negativo bajar el precio y tan difícil subirlo ¿por qué las empresas bajan el precio? La respuesta habrá que buscarla en la dinámica del mercado, que parece dar preferencia al volumen de ventas sobre el beneficio por unidad vendida o incluso sobre el beneficio global de la empresa. El atractivo de ser el líder de mercado, de vender más unidades que la competencia puede más, en algunos casos, que el análisis racional de la situación de mercado. En muchos casos, sin embargo, la lucha por ganar una masa crítica de unidades vendidas que permita economías de escala, está en el origen de las reducciones de precio.

¿Qué te pareció?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...